Al derrotado, ponle una estatua ecuestre: Así se gana una posguerra

16 Oct

La estatua dedicada a Stonewall Jackson, general sudista, en Manassas (Virginia)

En torno al enclave ferroviario de Manassas (Virginia) se disputaron dos importantes batallas de la Guerra de Secesión norteamericana. Las dos se saldaron con una masacre de miles de jóvenes de ambos bandos y con victoria por la mínima de los Confederados, que a la postre fue el bando perdedor de la guerra.

La estatua que hoy preside el campo de batalla está dedicada a Stonewall Jackson, héroe de los dos choques armados en Manassas (1861 y 1982), pero miembro del bando que al final perdió la guerra. A pocos metros de su estatua ecuestre está un monolito dedicado a las víctimas del ejército de la Unión, vencedor en la contienda. Y a lo largo de estos terrenos, regados de sangre americana, se levantan pequeñas placas dedicadas a distintos miembros de ambos ejércitos. Más allá de los motivos de la contienda, se recuerda a los caídos y se respeta su legado.

Demostración del empleo de carabinas de época en Manassas.

El entorno, convertido ahora en Parque Nacional, alterna los recuerdos a quienes se dejaron la vida en estos bosques y praderas con cañones y carros de transporte del siglo XIX. Y en el museo que da explicación de los hechos no se simplifican las razones de uno y otro bando ni se dan explicaciones revanchistas.

Varios actores con uniformes de época en Manassas

La Guerra de Secesión fue una tragedia tremenda, sobre todo por un error estratégico. Al comienzo de la contienda se empleaban tácticas napoleónicas, del siglo XVIII, cuando en 1861 ya existían rifles letales a más de 100 metros. El resultado fueron unas escabechinas nunca vistas. De hecho, es la primera guerra de la historia en la que los soldados, sin órdenes superiores, empiezan a cavar trincheras para protegerse y lo hacen con cucharas o con las manos. Antes no hacía falta. Pese a la crueldad de esa lucha fratricida en EEUU han logrado pasar página.

¿Nos imaginamos un monumento conjunto a Enrique Líster y al general Yagüe por la Batalla del Ebro? No estaría mal que algún día en España se pudiera hacer un parque temático, como existe en Virginia, de la Guerra Civil. No estaría mal que se explicaran los motivos de uno y otro bando por los que muchos de nuestros abuelos lucharon, la mayoría creyendo que lo hacían en una causa justa.

Si hay una forma de restañar las heridas de una guerra es respetar al enemigo y reconocer que con la violencia todos terminamos perdiendo. Respetar el pasado, y tratar de entenderlo, es la mejor forma de afrontar el futuro.

@AntonioOlivié

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: