Caso Larrañaga: Un medio te mata y otro te salva la vida

25 Ago
Antonio Olivié y Paco Larrañaga en San Sebastián (agosto 2013)

Antonio Olivié y Paco Larrañaga en San Sebastián (agosto 2013)

Esta semana he vuelto a pasar unas horas con Paco Larrañaga. Condenado a muerte en Filipinas en 2004, pero afortunadamente sano y salvo en San Sebastián (Guipúzcoa), donde estudia en la escuela de cocina de Arguiñano. Su dramática historia, un burdo montaje policial tras un crimen para el que no hallaban culpables, ha sido inmortalizada en un documental que aspira a un premio Emmy en el próximo mes de septiembre, llamado ‘Give up Tomorrow’.

Paco afronta ya la última etapa de su condena en España, ya que la pena de muerte fue conmutada por una cadena perpetua que termina de cumplir en nuestro país. Un buen momento para hacer balance de la importancia de la comunicación para condenarle o evitar la inyección letal en Manila (Filipinas).

MEDIOS CÓMPLICES. El caso de Paco, y de otros cinco jóvenes de la isla de Cebú, comienza con el asesinato de dos chicas, de una familia muy influyente en la localidad. Dos meses después del crimen la Policía no tiene ni una pista sobre el caso y la presión social se hace insoportable. Las críticas a la ineptitud de los agentes de seguridad, alentados en la prensa local, conducen a una solución aberrante: acusar a seis jóvenes que figuraban con distintos antecedentes por delitos menores. Entre ellos se encuentra el hispano filipino Paco Larrañaga.

La Policía filtra datos falsos a algunos medios, ávidos de exclusivas, que los difunden si la más mínima comprobación. Y los jóvenes son ‘linchados’ mediáticamente antes de comenzar el juicio. Años después, muchos periodistas implicados han reconocido el error.

Paco Larrañaga en el corredor de la muerte en Filipinas, en el año 2005

Paco Larrañaga en el corredor de la muerte en Filipinas, en el año 2005

UN MEDIO QUE LE SALVÓ LA VIDA. La familia Larrañaga agota todos los trámites posibles en Filipinas, sin éxito alguno. Y es ante la condena a muerte, en 2004, cuando deciden pedir ayuda a España. Lo intentan por vía diplomática, con escaso éxito. Pero es un medio de comunicación, el diario Qué!, el que en 2005 toma la iniciativa de defender a un español que está en el corredor de la muerte en Filipinas. Durante un par de semanas se desvela el montaje policial en Filipinas y se muestra a los lectores españoles cómo es la vida en un corredor de la muerte.

Una tarea de sensibilización para recoger firmas pidiendo la liberación de Paco, seguida por televisiones y radios de toda España. En poco más de un mes, el periódico presenta más de 100.000 firmas ante el Congreso de los Diputados. La Cámara vota, por unanimidad, pedir que el Gobierno exija a Filipinas el indulto para Paco. Semanas después, el Parlamento Europeo toma la misma decisión, reforzando la presión sobre el Gobierno filipino.

El hecho es que en el año 2006, Filipinas decide abolir la pena de muerte. Paco Larrañaga declara entonces, y lo reitera en una entrevista en 2011, que la campaña de firmas del diario Qué! le salvó la vida.

@AntonioOlivié

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: