Archivo | marzo, 2016

Van Thuan, un maestro vietnamita en la celda de Leopoldo López

28 Mar

LeopoldoLópezPresoLibreEl encierro del opositor venezolano Leopoldo López, en el Penal de Ramo Verde desde febrero de 2014, está consiguiendo el efecto contrario al deseado por los carceleros de Maduro. El hecho de que las Naciones Unidas, la Unión Europea o Amnistía Internacional hayan condenado el carácter político de su encarcelamiento ha reforzado la evidencia de la injusticia cometida por parte del régimen bolivariano. De hecho, las últimas elecciones legislativas del país han supuesto una victoria aplastante para la oposición al Gobierno.

Tanto el propio Leopoldo López, como su mujer y portavoz, Lilian Tintori, han defendido siempre la necesidad de una lucha pacífica y de lograr la reconciliación del país. Pese a la represión carcelaria, a la arbitrariedad de su condena y al constante aislamiento, el líder opositor venezolano no ha perdido la esperanza. En su reciente libro, ‘Preso, pero libre’ asegura que el peor enemigo no son los carceleros, ni el propio Nicolás Maduro. El peor enemigo “es la desesperanza, es el pesismismo”.

VanThuan¿Y cómo ha hecho frente al pesimismo? Una de las claves ha sido la lectura de los escritos de otra persona encarcelada por sus ideas, en este caso por motivos religiosos, el cardenal vietnamita Nguyen Van Thuan. En ‘Cinco panes y dos peces‘, el libro que le dejó el capellán de la prisión de Ramo Verde a López, relata los 13 años de cautiverio en el país comunista, nueve de ellos en régimen de aislamiento. Años después, Juan Pablo II le nombraría cardenal y presidente del Pontificio Consejo Justicia y Paz.

La fortaleza espiritual de Van Thuan llevó a que las autoridades tuvieran que cambiar a sus carceleros cada semana, debido a que, por muy crueles que fueran, terminaban convirtiéndose. Y Leopoldo López cuenta que ha tratado de seguir sus consejos de “ocuparse de vivir al máximo el día a día y fortaleciendo el alma mediante la oración y la relación con Dios”. Al hacerlo, se siente más fuerte de alma, mente y cuerpo. “Saldré fortalecido y sin rencores”, asegura.

El proceso de beatificación de Van Thuan comenzó con Benedicto XVI. Desde el cielo, seguro que intercede por el futuro de Venezuela.

@AntonioOlivié